Pensar se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, pero luego se aclara


Comentarios