No se te agranda por pegarle a tu mujer, ni se te achica por lavar los platos.

Comentarios