Cuando tocas guitarra o lees un libro, un árbol sonríe al ver que hay vida después de la muerte.

Comentarios