Las lágrimas ensucian el maquillaje del rostro, pero limpian el corazón.

Comentarios