Un aplauso para Don Ramón, que a pesar de todas las cachetadas nunca tocó a Doña Florinda

Comentarios